miércoles, 17 de octubre de 2012

Noviazgo sin violencia


Las relaciones saludables implican respeto, confianza y consideración por la otra persona. La violencia en el noviazgo ocurre en una relación amorosa en que uno de los miembros de la pareja abusa física, emocional o sexualmente para dominar y mantener el control sobre la otra persona.

Los malos tratos pueden ser físicos como dar bofetadas, puñetazos, patadas, pellizcos, tirones de cabello. Intimidar y humillar, amenazar, insultar, descalificar y despreciar son formas de violencia psicológica que hacen mucho daño y dejan trastornos emocionales -no sólo mientras ocurren, sino también a largo plazo-.

La agresión sexual surge cuando se obliga a otra persona a participar en algún tipo de experiencia sexual sin su consentimiento.
Por otro lado, los celos desmesurados y el comportamiento controlador no son en absoluto signos de afecto. El amor implica respeto y confianza; no significa estar constantemente preocupado por el posible final de la relación.


Signos de que estás siendo víctima de malos tratos de tu novio/a.
  • Controla lo que haces, te exige explicaciones por todo y no quiere que tengas "secretos". Ha esculcado tus pertenencias, tu diario o tu correo electrónico para conocer "la verdad".
  • Ha expresado celos de amigas/os, compañeras/os de trabajo o familiares o te pone trampas para ver si engañas o mientes en la relación.  
  • Ha insistido en saber con quién estabas. Quiere saber con lujo de detalles a dónde vas, con quién estuviste, tus horarios o cuánto tiempo estarás fuera, lo cual comprobará con sucesivas llamadas telefónicas. 
  • Te reclama en público o en privado por lo que tu u otros dijeron o hicieron o coquetea con otras/os de manera abierta o solapada.
  • Te ha presionado para que cambies tu manera de vestir, de peinarte, de maquillarte, de hablar o de comportarte. O de manera permanente te vigila, critica, exagera tus defectos y te hace sentir que no vales nada.
  • Promete cambios y mejoras en sus defectos o en sus adicciones y aunque nunca cumple siempre renueva sus ofrecimientos. 
  • Te ha hecho sentir miedo de sus reacciones. Es decir, se irrita y tiene estallidos de violencia exagerados y luego actúa como si no hubiera pasado nada, o ha llegado a amenazar con suicidarse. 
  • Te ha agredido físicamente: empujado, cacheteado, rasguñado, golpeado, te apretó el cuello o te tomó fuertemente de los cabellos en al menos una ocasión. 
  • Te ha amenazado con dejarte si no haces todo lo que desea. O te compara con otras personas, dejándote incómodo/a y humillada/o. 
  • Te ha tocado, besado o acariciado sin tu consentimiento, poniendo en duda tus sentimientos o tu amor. 
¿Qué debes hacer si estás siendo víctima de cualquier tipo de maltrato? 
  • Primero, protégete. Es importante que te sientas seguro/a. Un adulto en quien confíes te puede ayudar. Si la persona que te maltrata también te ha agredido físicamente, solicita atención médica o llama a la policía. Agredir a una persona es un delito, al igual que la violación, independientemente de que el violador sea una persona con quien mantienes una relación sentimental. 
  • Evita aislarte de tus amigos y familiares. Tal vez no sepas a quién acudir, o tal vez te avergüences de lo ocurrido, pero será entonces cuando necesitarás más apoyo. Muchas personas querrán ayudarte, déjalos hacerlo.  
  • El hecho de pedir ayuda no es ningún signo de debilidad, las personas que te aprecian y que te quieren te ayudarán a superarlo.


Fuente: http://mujer.hidalgo.gob.mx/violencia/index.php?option=com_content&task=view&id=42

No hay comentarios:

Publicar un comentario