miércoles, 10 de octubre de 2012

Ley 26.485


 Nuestra reflexión sobre la Ley 26.485


En el año 2009 se sancionó por el Congreso de la Nación argentina la Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. Esta ley es de vital importancia ya que plasma derechos para solucionar una problemática acuciante, siempre presente y cada vez más visible gracias a las muchas mujeres que valientemente dan su testimonio para que otras ya no lo sufran. 
Con el grupo de alumnos que conforma quinto año de la Escuela San Martin de Porres, las profesoras de informática y Ciencia Política han llevado adelante un trabajo conjunto en torno a estudiar, reflexionar, analizar a fin de tomar conciencia sobre la problemática de la violencia contra las mujeres.
Los primeros artículos de la Ley son fundamentales para comprenderla, es decir para entender el alcance y la magnitud de temáticas que esta ley protege. En su artículo 2do, la ley describe que su objeto es el de promover y garantizar la eliminación de la discriminación entre mujeres y varones en todos los órdenes de la vida, a su vez remarca el derecho de las mujeres a vivir una vida sin violencia, también el de generar condiciones aptas para sensibilizar y prevenir, sancionar y erradicar la discriminación y la violencia contra las mujeres en cualquier de sus manifestaciones. El desarrollo de políticas públicas de carácter interinstitucional sobre violencia contra las mujeres, la remoción de patrones socioculturales que promueven y sostienen la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre las mujeres, el acceso a la justicia de las mujeres que padecen violencia y la asistencia integral a las mujeres que padecen violencia en las áreas estatales y privadas que realicen actividades programáticas destinadas a las mujeres y/o en los servicios especializados de violencia, se cuentan también entre sus principales objetivos. 
Además hemos analizado con los alumnos de quinto año de la Escuela San Martin de Porres la definición que la Ley da en su artículo 4to, intentando remarcar aspectos claves de esta problemática, en este sentido, notamos que violencia contra las mujeres es toda conducta , acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como privado, basada en una relación desigual de poder afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial y su seguridad personal.  A su vez, otro aspecto a destacar es que la ley reconoce la violencia indirecta definiéndola como toda conducta, acción u omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón. 
A su vez, hemos trabajado en el aula los diversos tipos de violencia contra la mujer, que la Ley muy claramente desglosa en su artículo 5to, entre ellas se encuentran, la violencia física: como aquella que se emplea contra el cuerpo de la mujer; la violencia psicológica: que causa daño emocional y disminución de la autoestima; la violencia sexual: relacionada a cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer a decidir voluntariamente acerca de su vida sexual. También se describe la violencia económica o patrimonial: que produce un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer. Y por último, pero no menos importante la violencia simbólica: la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación. 
Nos fue de mucha ayuda trabajar grupalmente las diferentes modalidades en que se manifiestan los distintos tipos de violencia contra las mujeres en los diversos ámbitos, tales como: la violencia doméstica contra las mujeres, la violencia institucional contra las mujeres, la violencia laboral contra las mujeres, la violencia contra la libertad reproductiva, la violencia obstetricia, la violencia mediática contras las mujeres.
La ley es un instrumento que nos protege a las mujeres de la violencia que durante tantos años hemos padecido y que continuamos, actualmente, sufriendo. Pero bajo el amparo de esta ley debemos continuar el largo camino, que ya han empezado muchas mujeres, hacia el cambio cultural definitivo, para nunca jamás recibir maltrato o violencia de ninguna índole. El camino que hemos elegido para aportar a este proyecto es educar, es mediante la educación y la sensibilización de los hombres y mujeres del futuro, nuestros alumnos del presente.
                                                 

                                                    Protección integral a las mujeres


No hay comentarios:

Publicar un comentario